17 octubre, 2021
vih

Adiós al VIH: Venezolano Segundo Paciente Que Se Despide del Virus

Por décadas el VIH ha sido una amenaza para la sociedad, y no es para menos por considerarse como un virus que destruye determinadas células del sistema inmunitario (la defensa del cuerpo contra las enfermedades que nos ayuda a mantenernos sanos). Cuando el VIH daña el sistema inmunitario, es más fácil contraer enfermedades de gravedad e incluso que mueras a causa de infecciones que el cuerpo normalmente podría combatir.

Este tipo de virus se conoce como incurable sin embargo para el año 2008 se da a conocer el primer paciente que gano la lucha contra el VIH, mejor conocido como el Paciente de Berlin, el norteamericano Timothy Brown, quien paso un fuerte proceso pero hoy aun vive para contarlo.

El Venezolano Adam Castillejo

Sin embargo ya pasados 12 años es que se da a conocer el segundo caso que se atribuye al ´´Paciente de Londres´´ el venezolano Adam Castillejo, quien con una estatura de 1,82 metros y de complexión robusta, de cabello largo y oscuro y una sonrisa apacible, de 40 años de edad, irradia salud y alegría luego de años de angustia.

En el 2003, con solo 23 años de edad lo diagnosticaron con VIH, el virus que causa el sida. Después, en 2011, llegó un segundo golpe, había estado con fiebre y se hizo análisis que reveló que tenía un linfoma en etapa IV. Por lo que inicio todo un sinfín de procedimientos médicos.Para el 2015 ya no le daban esperanzas de vida.

Unas semanas después conoce a Ian Gabriel un médico experto en trasplantes de médula ósea para el tratamiento contra el cáncer, incluso en pacientes con VIH, hasta el momento el único que le brindo un rayito de luz entre tanta oscuridad, para el 2016 arranca la verdadera batalla.

En marzo del año pasado, los científicos anunciaron que Castillejo, identificado entonces como el “Paciente de Londres” (LP, por su sigla en inglés), estaba remitiendo el VIH luego de recibir un trasplante de médula ósea para combatir su linfoma. El donador portaba una mutación que impedía que el VIH entrara a las células, de tal modo que, en esencia, el trasplante sustituyó el sistema inmunitario de Castillejo con uno resistente al virus. Aun no se hablaba de una cura total.

Al día de hoy ya ha pasado tiempo suficiente para declararse como curado, y ha decidido a servir de inspiración para otras personas que se encuentran en la misma situación.

Maria Cepeda